Si siempre has querido saber qué son las divergencias, cómo se miran y cómo se usan, este es tu artículo.

Las divergencias son contradicciones entre el precio y algún indicador técnico. Si uno sube, el otro baja, o viceversa.

El caso es que la gran mayoría de los indicadores técnicos son variaciones matemáticas del precio y, en ocasiones, combinadas con el volumen u otros aspectos relacionados con el mercado.

Cuando se produce una divergencia algo huele mal, algo falla ¿Por qué el precio y algo deducido del precio no concuerdan?

Los indicadores técnicos se centran en aspectos del precio muy determinados. Cada uno de estos aspectos concretos del precio no siempre se ve fácilmente mirando sólo al gráfico del precio. De ahí la utilidad de los indicadores, pues ponen en un golpe de vista cosas sencillas que ya podríamos saber, pero que normalmente no nos molestaríamos en analizar.

Fíjate en el siguiente ejemplo:

De la misma manera que cuando sube un sector de valores, por ejemplo los bancos, sólo la mayoría de los bancos suben, no suben todos, también es posible que, cuando el sector está dormido, algún banco despunte y comience a subir antes que el grueso del sector.

¿Qué piensas si, de repente, aunque el sector bancario esté subiendo, hay algunos bancos que comienzan a caer?

Ahora piensa que el gráfico del precio es como todo el sector financiero y que los indicadores técnicos son como bancos independientes.

Pues piensas que cuidado, que la subida se está quedando sin fuerza y que es fácil que el sector vire a la baja.

Lo mismo ocurre con el precio y los indicadores. El precio puede estar subiendo, pero si algún indicador comienza a bajar, sabremos que hay aspectos del precio que están bajando, aunque todavía no sea obvio a la vista. Esto es una gran pista de que puede que se avecinen cambios.

Vemos que el hecho de que el precio y un indicador derivado del precio diverjan (se contradigan) es perfectamente posible y, además, puede ser muy útil para adelantarnos y aprovecharnos de la ocasión.

Generalmente los indicadores técnicos ya se construyen para coincidir visualmente con el gráfico del precio, de modo que las divergencias se vean con facilidad.

La forma de leer un indicador a la hora de buscar divergencias es la siguiente:

Se miran a la vez el precio y el indicador. El indicador puede reforzar o contradecir al precio. Una divergencia es cuando lo contradice y deberás pensar que el precio te está mintiendo, que va a cambiar en la dirección que avisa el indicador.

Si el precio está bajando encontrarás una divergencia alcista cuando, mirando por la parte inferior del indicador, veas que sus mínimos suben.

Esta divergencia alcista indica que hay alguna fuerza queriendo levantar el precio y que quizás lo consiga pronto.

Si el precio está subiendo, verás una divergencia bajista cuando, al mirar el indicador por la parte de arriba, veas que sus máximos bajan.

Esta divergencia bajista te indica que es probable que el precio se derrumbe, pues alguno de sus componentes ya lo está haciendo.

Un detalle: Si utilizas gráficos de velas o barras, acuérdate de fijarte en los puntos de cierre para establecer las divergencias con mayor precisión.

En los ejemplos se ha utilizado el histograma de MACD como indicador técnico para mostrar divergencias; sin embargo, podrás encontrar divergencias en prácticamente todos los indicadores técnicos, como por ejemplo, el estocástico, RSI, force index, ADX, momentum, Williams %R e incluso el volumen.

Puedes utilizar las divergencias que localices de dos maneras muy claras:

La primera consiste en que si estás dentro de una operación que te está yendo favorablemente, y detectas una divergencia, sales de la operación, salvando tus plusvalías de un viraje inesperado (para algunos).

La otra forma de aprovecharte de las divergencias es justo al contrario. Si le estás siguiendo la pista a un valor en el que quieres participar y detectas una divergencia a tu favor, es el momento de entrar y disfrutar de un movimiento que nadie se esperaba. (Bueno, que los despistados no esperaban).

Como es normal, no todas las divergencias se traducen en virajes en el precio, pero muchas sí. Aprende a verlas y a usarlas en tu favor. Las divergencias son como pequeñas premoniciones a las que, controlando el riesgo, se les puede sacar partido.

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)