Actualizado: 28 de abril de 2017

Si hay una mentira gorda, pero gorda de verdad, en el análisis técnico es esta que te voy a contar.

El problema de esta mentira no es que te engañen, sino de lo que te lleva a pensar a ti a partir de ahí:

Cuando empezamos a estudiar el análisis técnico todos empezamos por los patrones clásicos. Ya sabes, hombro-cabeza-hombro, banderas, cuñas, etc.

Del mismo modo, nos centramos en aprender los patrones de velas japonesas y el significado de las velas en sí mismas.

Todos pasamos por ahí. Yo el primero.

 

La decepción

Se supone que, cuanto te encuentras un hombro-cabeza-hombro en una tendencia alcista, a continuación viene una tendencia bajista.

Pero no es verdad. Aquí tienes un ejemplo. Tardé 10 segundos en encontrarlo, hay miles:hombro cabeza hombro trading

También se supone que cuando, en una tendencia bajista, te encuentras una vela con una larga sombra por abajo (conocida como martillo, aunque yo prefiero llamarlas quieroynopuedo), especialmente si su cierre está por encima de su apertura, esta vela marca el fin de la tendencia y es un momento perfecto para comprar. Pero también es falso. Otro ejemplo:

trading martillo velas japonesas

Compruébalo tú mismo, verás que tardas menos de un minuto en encontrar múltiples ejemplos de patrones que no llevan al resultado esperado.

Sí, ya lo sé, no se cumplen siempre.

Que no se cumplan siempre no es el problema. Desde luego que no se cumplen siempre.

Hay numerosos estudios que cuantifican la fiabilidad de estos patrones. Por ejemplo (aunque no recuerdo dónde, porque fue hace muchos años) me acuerdo de haber leído que el patrón de hombro-cabeza-hombro tiene una fiabilidad aproximada del 70%.

Paparruchas.

Mentira podrida.

Pero el problema es que yo me lo creí.

(El 85.4% de la gente percibe como más verídica una afirmación si ésta viene acompañada de cifras, especialmente si son porcentajes)  😉

Y una vez que das por sentado un conocimiento básico es muy difícil librarte de él.

¡Porque no se te ocurre que pueda ser incorrecto! Ni se te pasa por la cabeza.

 

La mentira

La mentira consiste en que los patrones, ya sea de numerosas velas o barras, de dos o tres velas, o de las propias velas japonesas en sí mismas, no tienen implicaciones per se. Pero te cuentan que sí.

No hay ninguna relación de causa-efecto entre la presencia de un patrón y la evolución posterior del precio.

Esa es la mentira: Te dicen que sí las hay.

Y no es porque el mercado sea un entorno de probabilidades (que lo es) y que en cualquier momento puede pasar cualquier cosa. No es (solo) por eso:

Si yo cojo un patrón cualquiera, programo un buscador de ese patrón, lo pongo a funcionar en muchos miles de gráficos, y finalmente verifico si la evolución del precio corresponde con la esperada, imagino que obtendré una tasa de acierto de aproximadamente el 50%.

Esto es así porque el precio traza infinidad de dibujos jugando al despiste en su ir y venir.

El precio es suficientemente errático como para que no haya por dónde cogerlo. Salvo que uno se pare a entender qué es lo que está haciendo.

Nota: Y si hubiese cualquier tipo de sesgo comprobado respecto al 50% neutro, en cualquier caso no supone ninguna ventaja aprovechable porque el mercado se encarga de que el ruido (las irregularidades) que hace el precio al dibujar el patrón sea lo suficientemente grande en comparación con la señal (la forma del patrón) como para que no te permita apostar de forma que tiendas a ganar más que a perder. El stop loss te quedaría siempre demasiado alejado y el objetivo del patrón siempre demasiado cerca en proporción.

En cambio, si yo cojo un patrón (cojamos por ejemplo al hombro-cabeza-hombro) y lo pongo en un contexto en el que tenga sentido (pongamos simplemente, bajo resistencia relevante y con espacio de sobra hasta el próximo soporte relevante), entonces sí es esperable ¡con una alta probabilidad! que el precio se desarrolle según lo previsto:

trading analisis tecnico contexto

 

El verdadero problema

Una vez que te lo explican se te acaban los problemas:

Los patrones, cogidos por sí solos, no significan nada.

Por ejemplo, cuando el precio gira, a veces gira como hombro-cabeza-hombro (HCH). Es decir, el HCH es un patrón de giro típico del precio. Pero no todos los HCH que encuentres serán giros del precio. Muchas veces serán ruido normal en el avance del precio.

Por eso, tratar de cazar giros buscando HCH es absurdo… e inútil.

Al pensar así estaríamos intentando empezar la casa por el tejado.

El verdadero problema es que no hay forma humana de construir y evolucionar como trader a partir de ahí.

 

Libérate de la mentira

Tienes que liberarte de la idea de pensar en patrones, de pensar en causa-efecto.

Te impide crecer, te impide escapar de la ilusión de que puedes encontrar una fórmula que te dé dinero.

Si entiendes lo que está haciendo el precio, no necesitas patrones (por otra parte, inútiles por sí solos).

Tú buscas contextos que te favorezcan, no patrones inertes.

Entender el contexto lo es todo (¡Y no hace falta romperse la cabeza, lo hemos hablado muchas veces!)

¿Recuerdas la vela “martillo” del principio?

Me encanta ver estas velas cuando compro dentro de un contexto que me favorece:

analisis tecnico contexto comprar martillo

Entiéndeme bien, no tengo nada en contra de los patrones. Lo que me enfada es cómo nos los venden.

(Por cierto, los patrones venden muy bien porque se alinean rápidamente con la idea de dinero fácil. Ojo con esto.)

En resumen: No busques patrones. Busca contextos que te favorezcan. Luego, si ves patrones en ellos, punto para ti (¡porque refuerzan tu contexto!)

Ni que decir tengo que apreciaré enormemente tus comentarios, retuiteos y feisbuqueos de este artículo.

Hablemos : )

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)