¿Te has fijado que el precio suele subir más despacio de lo que cae? Mira, por ejemplo, este gráfico semanal de Microsoft:
Bolsa MicrosoftPincha para ampliar


Eso es porque el miedo es un sentimiento más poderoso que la avaricia y, especialmente en sus extremos, el pánico es mucho más violento que la euforia.

Cuando la gente se anima a comprar, la tendencia alcista es firme, el viento sopla a favor y el precio se mueve lento, pero seguro. La masa entra y sale del mercado con tranquilidad.

Es cierto que, al final de las tendencias al alza, la euforia es capaz de mover los precios con mayor velocidad, pero este es un efecto breve y de poco impacto.

Cuando el precio vira y comienza a caer, la gente se asusta. Como una gran bola de nieve, la masa empieza a soltar sus acciones más y más rápido.

De golpe, aparece el pánico. El flujo de órdenes de venta se multiplica por momentos y la oferta supera a la demanda de forma espectacular. El precio se hunde en el vacío a una velocidad de vértigo.

Ahora fíjate en el siguiente gráfico. Corresponde al índice de volatilidad VIX:

Bolsa VIXPincha para ampliar

La volatilidad es algo así como la velocidad del precio. Si éste se mueve lentamente, la volatilidad baja; si el precio cambia precipitadamente, la volatildad se dispara.

¿Qué podemos sacar de todo esto?

Podemos extraer que es posible detectar la intensidad del miedo reinante en el mercado con bastante objetividad si nos fijamos en la volatilidad de los precios. Más volatilidad implica más miedo.

Así, cuando miramos el VIX, podemos ver grandes picos y zonas en calma. Los picos representan los momentos de pánico. Las fases en calma se corresponden con las tranquilas épocas de alcismo.


Pero ¿para qué queremos medir el miedo?

Si sabemos cuánto temor hay en el mercado, podemos tener en mente cuál es el movimiento más probable, tenemos una idea de cómo se siente el inversor y podemos utilizar esta información para adelantarnos a sus movimientos.

Así, un aumento de la volatilidad suele ser un aviso para vender lo que tengas comprado. En cambio, si el VIX se mantiene por debajo de cierto margen (digamos, 25 puntos) parece que podemos hablar de tendencia alcista tranquila.

Finalmente, compara estos dos gráficos (S&P500 arriba, VIX abajo) y saca tus propias conclusiones.

Bolsa VIX S&P500Pincha para ampliar
Muchas veces, un punto de vista alternativo nos abre los ojos.

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)