Actualizado: 17 de abril de 2017

trading gap stop loss

 

Un gap es un salto en el precio

¿Qué es y por qué se produce un gap? En este otro artículo lo hemos visto con más detalle: Preguntas de trading: ¿Por qué el precio no es continuo?

Ahora ya sabemos que un gap es un salto que se da en el precio y también sabemos qué condiciones lo favorecen.

Pero no siempre podemos evitarlos.

Inciso técnico: De hecho, según el tipo de gap, quizás nos compense intentar aprovecharlos. Aquí puedes ver qué tipos de gaps hay, cómo reconocerlos y cómo sacarles partido cuando son del tipo que nos conviene.

 

El stop loss es una orden de salida de la operación para cuando hay problemas

El stop loss es un nombre extraoficial para una orden que nosotros enviamos al mercado para que nuestra posición en el mercado se cierre automáticamente cuando el precio se comporta al revés de lo que desearíamos.

Importante: No existe la orden “stop loss” como tal. Pero sí podemos construirla. Se trata de una orden condicionada (y no limitada) que colocamos en el sentido contrario al avance del precio que planeamos, siempre a una distancia prudencial. (Más sobre tipos de órdenes aquí, en este podcast).

Aprender a colocar el stop loss (así como a moverlo conforme el precio avanza a nuestro favor, lo que se conoce como trailing stop) es probablemente lo más difícil de hacer en cuanto a técnica se refiere; así que no voy a tratar ese tema en este artículo. Tienes mucha información útil sobre ello en estos artículos:

Me encantaría decirte que podemos diseñar una forma de hacer trading en la que tenemos garantizado no perder. Pero sería una enorme mentira:

Perder forma parte del juego, así que saber detectar una pérdida y asumirla voluntariamente para ser capaces de pasar página y seguir sacándole partido a nuestro trading es crucial. Y justo para eso sirve el stop loss.

El stop loss es la herramienta de control de riesgo por excelencia. Bien utilizada, prácticamente se convierte en una garantía de que vamos a sobrevivir en los mercados financieros tanto tiempo como queramos, pues nos permite perder tanto como queramos.

Bueno… casi siempre.

 

¿A qué precio se ejecuta el stop loss si hay un gap?

El stop loss es una orden condicionada.

Dicho con otras palabras, es una orden a mercado que sólo se activa cuando se toca o rebasa la condición.

La condición es un precio determinado.

Por ejemplo, si tienes compradas unas acciones que ahora mismo cotizan a 17€, y has colocado una orden stop loss en 15€, tu precio condición es 15€.

Cuando el precio actual toque los 15€ o caiga por debajo de éstos, se activa la orden a mercado (en este caso de venta).

Una orden a mercado se ejecuta instantáneamente, sin remilgos respecto al precio de cotización vigente. Se ejecuta y punto. Ya mismo.

Así que, si el precio cae muy lenta y suavemente hacia los 15€, es probable que tu stop loss se dispare a 15€ y se ejecute también en 15€.

Pero si el precio se está desplomando de forma fulgurante, es muy fácil (y frecuente) que, entre que se activa la condición y se ejecuta realmente la orden a mercado (aunque sea una fracción de segundo), tu orden de venta no encuentre contrapartida en ese instante a 15€ y acepte un precio peor (14.85€, por ejemplo).

Por cierto, a este fenómeno de conseguir un precio diferente al deseado se le conoce como deslizamiento.

Un gap no es otra cosa que el caso particular más extremo de un movimiento del precio que se desplaza a muy alta velocidad.

Así que : En caso de darse un gap, te comes todo el agujero y tu orden se dispara y ejecuta después del gap, a un precio mucho peor que el que habías planeado.

Y esto, claro, es algo malo.

 

Un ejemplo

Imagínate que tienes compradas acciones de Nike (¿Te puedes creer que los americanos lo pronuncian “Naiki”? Nunca me acostumbraré a ello…)

Bueno, eso, que estás comprado en “Naiki”, e imagina también que tu stop loss lo tienes colocado en la raya roja del gráfico que te pongo (aproximadamente, en $56.25).

Pero, hete aquí que el devenir del destino (el mercado, que es así de raro) hace que el precio se tuerza y comience a bajar violentamente. Hasta se produce un gap.

El stop loss se activa en la apertura del día 8 (mira la foto), a $55.96.

stop loss gap apertura

Si tienes mucha suerte, se ejecutará también a $55.96, pero normalmente obtendrás un precio final un poco peor (por decir algo, $55.74). Todo depende de qué órdenes y cuántas órdenes haya esperando por esa zona a ser ejecutadas.

Esto te lleva a perder más dinero del previsto en esta operación.

¿Mucho más dinero?

Depende del tamaño del gap. Normalmente, salvo hecatombes (que de vez en cuando alguna te pilla), no muchísimo más. Pero siempre duele.

 

Te oigo pensar. Y la respuesta es no

Ya sé lo que estás pensando. Todos hemos pasado por esa idea:

¿Y si construimos el stop loss con una orden limitada en vez de hacerlo con una orden a mercado?

Es decir, metemos una orden condicionada (para que se ejecute al darse o superarse la condición) pero con restricción de límite (para que no acepte precios peores al que hayamos decidido).

La idea es buenísima en la teoría, pero un fiasco en la práctica.

Lo importante aquí es entender para qué queremos un stop loss:

La orden stop loss la ponemos para cortar el desastre.

Y el desastre es que, no solo el precio está haciendo justo lo contrario de lo que queremos, sino que además estamos perdiendo dinero. Queremos dejar de estar equivocados ya. Y como al mercado no podemos darle la vuelta, la única manera es cortar por lo sano y batirse en retirada.

Si metes un stop loss con una orden condicionada limitada esto es lo que pasará:

El precio se lanzará rápidamente contra él (esto pasa constantemente), ni siquiera hace falta un gap, la condición se activará mientras el precio sigue bajando, por lo que no se mantiene dentro del límite, la orden no se ejecuta y, ahora que el precio tiene inercia (una velocidad furiosa en tu contra, hablando claro) ya no hace otra cosa que hacerte perder más y más dinero.

Y tú, que seguramente no estarás delante del monitor en ese momento (como es normal) le harás un roto a tu cuenta que anulará tu buen hacer de meses, o años, o quien sabe si no acabará con tu cuenta de trading por completo.

Una orden limitada (cuya activación dependa de una condición o no, eso es igual) garantiza que el precio será bueno, pero lo que no garantiza es el cuándo lo va a conseguir. Y ese cuando puede ser nunca.

no te puedes permitir no salir nunca de una operación perdedora.

Eso no sería trading, sería gambling irresponsable y absurdo.

Ten en cuenta que un gap se da por una gran aceleración del precio. Buena parte de esas veces, ese gap significa un compromiso por parte del precio en iniciar un movimiento de larga duración y gran alcance. Así que, no importa el momento, cuanto antes escapemos de ahí mejor. Cada segundo que pasa juega en nuestra contra.

 

El mal menor

Así pues, mi consejo es que asumas desde ya que:

1.- Sin stop loss no puedes andar por la vida como trader, pues perder forma parte del juego.

2.- El stop loss siempre como orden condicionada no limitada.

3.- Si hay deslizamiento, qué mala pata, pero es lo que hay.

4.- Incluso si hay gap (deslizamiento extremo) y te salta el stop loss, estás teniendo el mal menor. Y eso es bueno.

 

¿Hay alguna forma de evitar verme atrapado por un gap en contra?

De evitarlo, no.

El mercado puede hacer (y hará) lo que le dé la gana, en cualquier momento. Porque eso es exactamente el mercado.

Así que es imposible, por definición, librarse por sistema de un tipo de movimiento concreto del mercado.

Pero sí que es posible minimizarlo.

La regla de oro es operar en buenas condiciones de liquidez. Es decir, opera donde y cuando haya muchos participantes. Así, las irregularidades del mercado serán amortiguadas gracias al gran número de órdenes que habrá contrarrestando cualquier movimiento en todos los niveles del precio.

En la práctica, esto se traduce en que evites operar con valores de poca capitalización (chicharros), o en días de baja actividad (como en días laborables dentro de periodos de vacaciones, como la primera quincena de agosto o las Navidades).

Evita también estar dentro del mercado los días de presentación de resultados (earnings) de las empresas. Es muy fácil que haya un gap (y también muy fácil que te lo tragues).

Si tienes un poco de cuidado con estas dos pautas, te librarás prácticamente de todo.

Yo me suelo atragantar con un gap digno de mención entre ninguna y dos veces al año. Más de dos gaps en un año creo que no me han tocado nunca.

Como siempre, te espero en los comentarios : )

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)