Actualizado: 15 de septiembre de 2017

trading primera operacione en bolsa

Si aún no has operado en Bolsa y estás deseando hacerlo entonces este artículo es para ti.

Te llama la atención el mundo de la Bolsa. Quieres aprender y estás deseando meterte en el mundillo, pero no sabes ni por dónde empezar. Probablemente tus preguntas sean estas ¿Cómo se compran acciones? ¿Cuánto dinero necesito? ¿Qué acciones compro? ¿Cuántas? ¿Cuánto se suele ganar? ¿Qué más me hace falta tener en cuenta?

Antes de empezar, vamos a señalar que las primeras preguntas que deberías hacerte no son esas, sino otras del estilo de estas: ¿Qué pretendo conseguir? ¿Cuánto estoy dispuesto a perder?

Sin embargo, opino que la mejor manera de aprender algo es haciéndolo; aunque no tengas ni idea de cómo son las reglas. Lo que necesitas es comenzar. Por ello, y sin que sirva como norma, vamos a empezar la casa por el tejado. Vamos a responder a tus preguntas.

 

¿Cómo se compran acciones?

Para comprar acciones (o venderlas) necesitas que un broker lo haga por ti. Un broker es una persona (o una empresa) que está autorizada para comprar y vender acciones en el mercado. Tú le dices qué y cuánto quieres comprar o vender y él te lo hace, a cambio de una pequeña comisión.

Lo habitual no es que cojas el móvil y grites “¡Compra! ¡¡Vende!!” Lo normal es que te conectes a internet y te registres en la web de algún broker, abras una cuenta con ellos (como si la abrieses en un banco, el papeleo va y vuelve por correo ordinario) y, desde esa página web, elijas qué quieres comprar o vender y lo ejecutes todo a base de clicks de ratón.

Ejemplos de este tipo de brokers son Interactive Brokers, IG, Saxo Bank, Thinkforex, Plus500, GKFX, etc. Si todavía no sabes cuál es el que más te conviene, deja que yo te aconseje el mejor para ti.

Lo más probable es que tu banco tenga servicio de broker. Esto es, que te puedes abrir una cuenta de valores con ellos y operar en Bolsa desde tu banco.

Aunque es algo más caro, no es mala opción para tus primeros pasos en Bolsa, porque te ahorras algunas dificultades iniciales. Por ejemplo, en un broker normal tendrás que abrir un cuenta y poner dinero en ella, en cambio, en la cuenta de valores que abras con tu banco, el dinero lo puedes sacar directamente de tu cuenta corriente. Además, la mayoría de los brokers no tienen oficinas, o al menos no tienen tanta presencia física como pueda tener tu banco; y poder hablar con una persona de carne y hueso en directo te puede ayudar bastante al principio.

Para comprar acciones, puedes hacerlo en cualquier momento del día si lo haces vía web. No obstante, tu orden sólo se ejecutará si el mercado está abierto (en horario de oficina). Si lanzas la orden fuera de horas, o incluso un domingo, ésta queda almacenada y se ejecutará en los primeros minutos de la próxima jornada bursátil.

 

¿Cuánto dinero necesito?

Esta es una pregunta que la mayoría respondería de otra manera. De todos modos, siempre que le preguntas a los expertos sobre un tema qué hace falta para empezar, te dirán que necesitas una cantidad de cosas y detalles a tener en cuenta infinitamente superiores a lo que ellos tuvieron en sus inicios. Y ahí están ellos. Así que tampoco hay que hacer mucho caso a esas opiniones, porque si no no empiezas en nada jamás.

Yo opino que, bajo la condición de que lo que quieres es operar por primera vez en Bolsa, sin ánimo de lucro y simplemente con fines exploratorios y educativos, basta para empezar a operar el hecho de disponer de 600€, de los que no se necesita ni necesitará un duro para otros fines, y de los que no hay por qué perder más allá de 100€.

¿Quedó claro? Si no quedó absolutamente claro, por favor, relee el párrafo anterior tantas veces como sea necesario para que así sea.

Has de saber que cuanto más dinero tengas para dedicar a tu aprendizaje del mundo de la Bolsa mejor. Lo ideal para empezar a aprender a toda máquina es disponer de un mínimo de 15.000€, sin embargo, la mayoría de los mortales tenemos que conformarnos con aprender mientras ahorramos. Tener poco dinero no impide aprender y, mientras no se tenga conocimiento, no importa el dinero disponible, no se puede ganar. Así que primero aprende (practica en pequeño) y luego gana. Al revés nunca funciona.

 

¿Qué acciones compro?

Cualquiera de las que conforman el IBEX35 es una buena elección para tus primeras pruebas. Repsol, Banco Santander, Endesa, OHL, Ferrovial, Telefónica, Mapfre. Esos son buenos valores siempre. Eso no quiere decir que vayan a subir.

Hasta cierto punto, este artículo es atemporal. Estoy escribiendo esto sin saber cómo estará el mercado cuando tú lo leas. Seguro que si compras alguno de los antes mencionados, no te vas a llevar grandes sustos (y no llevarte grandes sustos es lo que más necesitas ahora). Que vayan a subir o no, es cosa del mercado.

Suponiendo que pretendas retener tus acciones unos pocos días o semanas, lo mejor es que mires si el mercado está subiendo o no en líneas generales, y ya está. Sin entrar en detalles, si la línea azul del gráfico que sale al pinchar en este enlace apunta hacia arriba en su extremo derecho, en general, puedes comprar algunas acciones de cualquiera de los valores mencionados antes sin grandes preocupaciones por perder mucho dinero. Lo más probable es que no pierdas dinero o incluso que hasta saques algo (comisiones aparte).

Si la línea azul (una media móvil de cien días) apunta hacia abajo o está plana, mejor espérate a que vire al alza.

Otro detalle digno de mención respecto a qué acciones comprar, es el de elegir cualquier empresa que no esté saliendo en las noticias. Televisión, prensa, internet y demás, están fuertemente manipulados para que el incauto ponga el dinero donde otros puedan robárselo. No piques.

 

¿Cuántas?

Esta pregunta no se responde fácilmente pero, para una primera operación, te recomiendo el número de acciones equivalente a 600€.

Pongamos un ejemplo sencillo: Suponiendo que quieras comprar Inditex, cuyas acciones estuviesen hoy a 44€, suponiendo que las comisiones te salgan en conjunto por 25€, podrías comprar 13 acciones (600-25)/44 = 13.

Si tienes más dinero, no te recomiendo que gastes más en tu primera operación. Esto es de prueba.

 

¿Cuánto se suele ganar?

No hace falta decir que cuánto ganes depende sólo de ti. Se puede ganar, tanto si la Bolsa sube como si baja. Cuando alguien pierde, otro alguien gana, pues para todo comprador ha habido un vendedor, y viceversa. No hay seguridades completas ni escenarios imposibles. No hay nada escrito y nadie puede predecir el futuro.

No obstante, te puedo dar un par de pistas orientativas: La primera, y más importante, es que si eres completamente nuevo en Bolsa, no ganarás ni un duro durante los primeros seis meses. Obviamente, habrá operaciones en las que ganes y otras en las que pierdas, pero en conjunto no ganarás. Esto no es nada grave, siempre que vayas con cuidado y no pierdas hasta la camisa mientras aprendes, pero tenlo en mente.

La segunda orientación sobre los beneficios es que a los profesionales les cuesta batir al mercado. Esto significa que, si el IBEX35 sube un 14% entre el 1 de enero y el 31 de diciembre, ellos sudan para superar ese 14%. Conténtate con empezar ganando un 8% anual de forma sostenida y no esperes jamás sacar más del 20% año tras año, salvo que te conviertas en uno de los mejores traders del mundo.

 

¿Qué más me hace falta tener en cuenta?

Cuando quieras lanzar tu primera orden al mercado, no sólo te preguntarán qué sociedad quieres comprar y cuántas acciones. Además, como mínimo, te preguntarán por el tipo de orden.

Hay, a grosso modo, dos tipos de órdenes:

En las que fijas cuándo compras o en las que fijas a cuánto compras. Las primeras son las llamadas órdenes de mercado y las segundas son las órdenes limitadas.

Cuando compras a precio de mercado compras ya, al precio al que esté cotizando la sociedad en ese instante. Antes de dar la orden de compra, puedes consultar el precio y, en los segundos entre que la orden entra y se ejecuta, el precio puede haber variado un poco.

En las órdenes limitadas, tú dices a cuánto quieres comprar, pero tienes que esperar a que el precio pase por ese punto.

Por ejemplo, OHL está ahora a 19.1€ y tú quieres comprar a 19€. Si das ahora la orden, es posible que te entre en algún momento de la mañana. También es posible que OHL no vuelva a valer 19€ en los próximos 20 meses.

En cualquier caso, especialmente si compras valores del IBEX35, como te recomiendo, no debería preocuparte en exceso comprar y vender con órdenes de mercado (instantáneas). Cuando afines un poco más, tú mismo decidirás qué tipo de orden te conviene más.

Una cosa que debes saber es que, aunque pongas 600€, no tienes por qué arriesgar 600€. Si tú entras en Inditex a 44€ (con 10 acciones, por ejemplo) estás poniendo encima de la mesa 440€. Pero, si decides que, si Inditex baja hasta 43€, vas a retirar tu dinero, pase lo que pase, entonces, realmente, sólo estás arriesgando 1€ de cada una de tus acciones, es decir, pones 440€, pero sólo arriesgas 10€.

Por ello, cuando des la orden de compra, debes dar una orden de venta también, a ejecutar sólo si las cosas se ponen feas. A este tipo de órdenes se les llama stop loss (“parar pérdidas”). Estos stop loss no son más que órdenes condicionadas que deshacen tu posición si el precio fuese en el sentido contrario al deseado.

Si vas a invertir 600€, te recomiendo que pongas un stop, aproximadamente, a 50€ de distancia. Esto es, volviendo con el ejemplo de Inditex: Si compras 13 acciones de ITX a 44€ y no quieres perder más de 50€, debes poner un stop loss en 40.15€ (pues, 50/13=3.85 y 44-3.85=40.15).

Las órdenes que se envían a Bolsa y no se ejecutan son gratis. Así pues, no escatimes y pon siempre un stop loss. De este modo, controlarás tu riesgo en todo momento.

 

Algunos consejos

Si oyes la palabra “futuros”, “opciones”, “warrants” o “apalancamiento” huye. Simplemente huye, porque, no importa lo que te digan o lo que a ti te pueda parecer, no son para ti. Los productos derivados y el poder de apalancamiento son multiplicadores de riesgo. El aprendiz tiene que practicar con el mínimo riesgo. Todo lo demás es fantasía y, en el mercado, la fantasía se paga muy (pero que muy) cara.

No importa lo seguro que estés de tus operaciones, acompaña siempre tus entradas en Bolsa de una orden stop loss de salida de emergencia. Si al final no hace falta, enhorabuena. Si la hace, te ahorrará muchos disgustos y mucho dinero.

No sigas los consejos de nadie a la hora de elegir qué valores comprar y vender. Tienes que aprender a pensar por ti mismo y nadie te va a pagar el dinero que pierdas tras haberte aconsejado mal. Ya que eres el único responsable de tus resultados, asegúrate de tener total control sobre tus decisiones y operaciones.

No operes intradía. Por si no sabes lo que significa, quiere decir que no abras operaciones con la intención de cerrarlas a los pocos minutos. Ese juego de alta velocidad es reino de los más expertos. Espera a ser uno de ellos para entrar en él.

Por último, continúa informándote sobre cómo dar los primeros pasos leyendo esto:

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies