Actualizado: 21 de febrero de 2017

Juntar una pequeña fortuna

¡Nota importante!

Este artículo va 100% en serio. Por eso, incluyo un regalo al final del artículo, y además, constituye un ejercicio de entrenamiento que quiero que hagamos entre todos.

El título está mal (por incompleto), pero no me cabía la versión original. El título completo y correcto sería este:

Cómo juntar una pequeña fortuna. Guía para personas normales y gente de a pie sobre cómo alcanzar una suma de dinero más que respetable de forma legal y sin requisitos inalcanzables

(Ahora comprendes por qué no me cabía el título completo).

 

Punto uno ¿De cuánto dinero estamos hablando?

Estamos hablando de unos pocos cientos de miles de euros. Doscientos o trescientos mil euros. Puede ser más o puede ser menos. Todo depende de ti y de hasta dónde estés dispuesto a llegar.

 

Punto dos ¿Cómo se logra?

Ahorrando y potenciando tu ahorro a la vez.

– ¡Déjate de historias, yo no puedo ahorrar doscientos mil euros!

– Ni yo. La cuestión es combinar el ahorro con el poder del interés compuesto.

 

Punto tres ¿Ciencia ficción? Veamos esa película

Seguro que te has encontrado en más de una ocasión con esta cuenta o alguna similar:

Si coges 1500€ y los pones a producir interés a una tasa del 30% anual, reinvirtiendo beneficios (eso es ponerlos a interés compuesto) entonces, al cabo de 25 años tendrás un millón de euros.

La cuenta es legítima y perfectamente válida, pero tiene un problema de base:

Un 30% anual de forma sostenida está fuera del alcance de la inmensa mayoría de los mortales. Por otra parte, 25 años es una barbaridad de tiempo. Interés inasumible y plazo inasumible.

Muy bonito, pero no, lo siento, no me sirve.

 

Punto cuatro Por qué esto es diferente (y realista)

Es cierto que estamos hablando de largo plazo, de un plan de vida, de hecho. Pero la diferencia entre lo que yo te propongo frente a la cuenta quimérica que es que no estamos hablando:

  • Ni de objetivos a 25 años
  • Ni de un tipo de interés que no está al alcance de una persona normal

Verás: Lo que yo he hecho es coger esa cuenta de ensueño y desmenuzarla hasta entender la esencia de los números. Qué parte de realidad y qué parte de ficción hay en cada uno de ellos.

Y, una vez entendida a fondo (y no es tan obvia como parece en un principio), lo que hice fue exprimirla al máximo para sacarle juego en la vida real.

Y la conclusión es… que se puede hacer algo bastante majo si se ajustan bien los números.

Pero primero… hay que entender perfectamente cómo funciona esto.

 

El efecto bola de nieve

La clave de esto está en el crecimiento exponencial. Y ahora fíjate bien:

Exponencial significa exactamente que, cuanto más grande es, más rápido crece.

Quédate con el detalle crucial: La velocidad de crecimiento depende del tamaño.

Para crecer necesitas tiempo, pero si el tamaño es bueno, necesitas menos tiempo para crecer lo mismo o creces mucho más en el mismo tiempo.

Esto es como una bola de nieve: Al rodar se le va pegando más nieve y va engordando; pero la cuestión es que, cuanto más grande es, más nieve se le pega por vuelta, por lo que se hace más grande cada vez más y más rápido.

Por eso, las preguntas clave son:

  • ¿Cómo puedo partir de una bola de nieve lo más grande posible?
  • ¿Cómo puedo hacer que ruede más rápido?
  • ¿Hay alguna manera de añadir aún más nieve a la bola manualmente en cada vuelta?
  • ¿Cuánto me basta que crezca?

Y esas son las que yo he respondido:

 

¿Cómo puedo partir de una bola de nieve lo más grande posible?

Juntando todo el dinero que puedas y poniéndolo a disposición de este plan para empezar con el máximo capital posible.

El problema es que, aunque lo de la bola de nieve suene muy bonito, uno no quiere renunciar a la posibilidad de acceder a sus ahorros y además no podemos dedicarlo todo a este asunto; tenemos que dejar un margen para seguir viviendo y afrontando los imprevistos de la vida.

Y yo estoy de acuerdo.

Pero, y este pero es muy importante, no puedes caer en la simplificación de, como no lo metes todo, metes una pequeña cantidad cualquiera de prueba. Si haces eso, has hundido el plan por anticipado. Para eso, ni lo empieces.

Ahora es cuando hilamos fino: Tú tienes tus ahorros (los que sean, ahorros de persona normal). Obviamente, no puedes meterlos íntegros a esta aventura. Pero, si quieres que esto funcione bien, literalmente tienes que meter el máximo que puedas.

Es decir, de acuerdo que no será todo, pero tienes que ser muy consciente de que, cada euro que dejes fuera son muchos euros que dejarás de tener al final. Por eso, deja fuera exactamente todos los euros que no quieras o no puedas dejar dentro; ni uno más.

 

¿Cómo puedo hacer que ruede más rápido?

Mejorando el tipo de interés compuesto al que sometes tu capital.

Esta es una web de iniciación al trading y yo tengo claro que mi amplificador de ahorros es el trading.

Acordándote de que primero tienes que pasar un periodo de aprendizaje que te cuesta dinero en lugar de proporcionártelo, luego puedes pensar en rentabilidades muy buenas.

Hay muchos Novatos que ya llevan conmigo algunos años, así que si es tu caso, ya tienes tus propias cifras y ya sabes cuánto eres capaz de ganar al año.

Si todavía no eres un ganador consistente, pero aspiras a serlo, entonces piensa en una rentabilidad anual que oscilará entre el 10% y el 30%. Un 20% anual es una cifra muy digna y bastante razonable.

Para mi, la respuesta a cómo hacer que la bola ruede más rápido es amplificar ese capital mediante un trading serio; no necesariamente con dedicación exclusiva, ni mucho menos, pero sí llevado y ejecutado de forma competente.

 

¿Hay alguna manera de añadir aún más nieve a la bola manualmente en cada vuelta?

La hay, y es el elemento diferenciador. Si no haces esto, no irás a ningún sitio. El trading por si solo no te generará apenas ningún dinero, pero cuando le metes este factor, rompes los esquemas por completo:

Tienes que ahorrar cada mes, y tienes que agregar ese dinero a tu cuenta. No puedes fallar en esto.

Te voy a enseñar un ejemplo:

Sin ahorro

Sin ahorro

Con ahorro

Con ahorro

Fíjate en la enorme diferencia que provoca ahorrar 3.000€ al año para la causa: Pasas de conseguir 60.000€ a 140.000€ en el mismo periodo. La diferencia es monstruosa.

 

¿Cuánto me basta que crezca?

Esta es la última pregunta, pero quizás sea la más importante.

Cada cifra te permite metas diferentes. Y, ojo, no unas son más deseables que otras. Simplemente son distintas:

  • Seguramente, con un par de millones de euros no tengas que volver a trabajar en toda tu vida.
  • Con 200.000€ podrás dedicarte sin miedo a lo que te apetezca, sin preocuparte de si te da dinero a corto plazo o no.
  • Con 70.000€ te libras de al inmensa mayoría de los sustos que te pueda traer la vida.

Es muy importante que observes, pienses y decidas hasta dónde te hace falta llegar a ti.

Yo, por ejemplo, me contento con la segunda meta (dedicarme a lo que me apetezca sin preocuparme por el dinero a corto plazo), porque no pretendo ni quiero dejar de trabajar. Me encanta trabajar en lo mío.

Tú tienes que encontrar tu punto exacto, para no malgastar esfuerzos en llegar hasta donde no necesitas.

 

Una ayudita para ti

He creado una calculadora que te permite hacer todas estas cuentas automáticamente:

Efecto bola de nieve

Te la dejo aquí para que dispongas de ella:

Calculadora de bola de nieve

 

Ejercicio de entrenamiento

El ejercicio consite en que juegues con la calculadora hasta que encuentres tus cifras reales:

  • El máximo capital inicial que quieres/puedes destinar
  • El máximo ahorro que puedes agregar cada mes o cada año, sin fallar nunca
  • Hasta qué capital quieres llegar

Al hacer pruebas con la calculadora podrás medir exactamente la influencia de cada parámetro en el resultado final y decidir dónde te compensa apretar más y dónde puedes exigirte menos para conseguir el resultado que quieres.

Cada uno tiene sus cifras. Además, lo que para unos es mucho, para otros es poco. Así que no te preocupen las comparaciones. Tú tienes tu propio ritmo y tus propias circunstancias particulares.

Si te conformas con juntar 80.000€, necesitarás mucho menos capital inicial, mucho menos ahorro periódico, y lograr un menor rendimiento con tu trading que si quieres llegar a 300.000€.

Si no puedes empezar con 10.000€ como capital inicial, pero sí con 2500€, debes aspirar a una cifra acorde con tu punto de partida.

Ten en cuenta que tienes que poner números razonables en función del periodo. Por ejemplo, si escoges periodo mensual, un interés del 2% ya es ambicioso.

Te pongo un par de ejemplos:

 

Posible configuración mensual

Ejemplo1

Mensual significa que obtienes un 2% mensual y que añades a tu cuenta 150€ cada mes a tu cuenta.

 

Posible configuración anual

Ejemplo2

Anual significa que obtienes un 25% anual y que añades a tu cuenta 1800€ cada año a tu cuenta.

Así pues, te animo a que pongas en los comentarios a qué números has llegado.

 

¿Y cómo conseguir el interés compuesto que lo mueve todo?

Tienes dos opciones (dentro de los mercados financieros):

 

1.- Dedicarte al trading activo

Consiste en comprar y vender activos con cierta frecuencia. Exige mucha atención y control.

No tiene por qué requerir necesariamente mucho trabajo (con un par de horas a la semana, podrías llevarlo bien), pero se tarda bastante (del orden de muchos meses o pocos años) en empezar a hacer las cosas bien.

Como te comentaba antes, cuando ya tienes experiencia y sabes operar bien, podrías aspirar a cifras de rentabilidad del orden del 10%, 15%, 20% o incluso algo más.

Y esto es precisamente lo que enseño a hacer en esta web.

 

2.- Invertir en Bolsa

Si quieres ganar dinero de forma significativa (salvo que tengas una cuenta enorme), también tienes que hacerlo tú mismo (porque si dejas que te lo hagan no recibirás más que las migajas).

La gran diferencia con el trading es que aquí (en inversión) nunca vendes lo que compras. Simplemente acumulas acciones y vas recibiendo los dividendos a modo de renta (que por supuesto reinviertes para obtener el interés compuesto).

Esto históricamente ha rentado alrededor de un 8% anual en promedio, que tampoco está nada mal.

La mejor parte de la inversión es que no tienes que hacer prácticamente nada, salvo unas compras muy bien escogidas en momentos muy concretos en pocas ocasiones al año, obviamente.

Si te interesa más la rama de la inversión que del trading, también te puedo ayudar con esto:

Como es un tema muy solicitado (más por gente normal que por bichos raros como nosotros, que nos gusta complicarnos la vida con el trading), he creado un servicio de asistencia para ayudar a la gente con todo el montaje de la estructura de inversión (selección y apertura de cuenta en un broker adecuado para esto incluido).

Por el momento, lo tengo como algo privado, así que no daré más datos aquí; pero si estás interesado en saber más, mándame un correo a contacto[arroba]novatostradingclub.com pidiendo más información sobre “Inversión con interés compuesto” y te enseño los detalles del servicio.

Si este artículo te ha aportado valor, retuitéalo.

¡Te veo en los comentarios! 😀

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)