Invertir en Bolsa, Doble suelo, esquema

Vamos a aprender la manera de ganar dinero con un doble suelo. Tú y yo repasaremos algunos consejos y trucos para sacarle el máximo partido a una buena oportunidad.

El doble suelo es una figura estupenda, especialmente cuando el segundo mínimo cae brevemente por debajo del primero. Sin duda alguna, es de mis oportunidades preferidas.

Cuando el segundo mínimo es más pronunciado que el primero, lo que vemos es miles de stop loss saltando a la vez. Todo el mundo pone el stop loss en el mismo sitio: Bajo el mínimo anterior, demasiado pegado.

Los tiburones, que están hartos de saber esto, casi siempre que han comprado en el primer mínimo (y han visto que ahí hay fuerza compradora, aprovechan este hecho para robarles a los pececillos despistaos sus acciones.

Invertir en Bolsa, pececillos

Lo que hacen es que, cuando parecía que el precio iba para arriba, después del primer mínimo, venden un gran volumen de golpe, hundiendo el precio rápidamente. De hecho, se esmeran en hacerlo caer por debajo del mínimo anterior.

A todos los pececillos despistaos les salta el stop loss y venden a un tiempo ¿A quién? A los tiburones, que compran acciones a manos llenas a precio de saldo. En ese momento, el precio empieza a subir y ya no vuelve la vista atrás.

Concretamente, puedes estimar que la subida buena durará por lo menos el doble que la subida de mentira entre ambos mínimos:

Objetivo de beneficios en doble suelo

No está mal ¿verdad?

 

El problema

Todo esto tiene un problema, y es que, a priori, tiene la misma pinta un posible doble suelo que un posible nuevo impulso bajista. Échale un ojo:

Doble suelo

Invertir en Bolsa, doble suelo

Swing bajista

Invertir en Bolsa, swing bajista

Punto de partida en ambos casos

Invertir en Bolsa, punto de partida

Si ya has pasado por esto, seguro que sabes de lo que estoy hablando: Uno nunca está seguro de si está comprando en buen momento o no. Las mejores ocasiones siempre se dan cuando el gráfico pinta fatal (Y nunca apetece comprar cuando el gráfico pinta fatal ¿verdad?)

Se confirma que un doble suelo efectivamente era un doble suelo cuando ya es tarde para entrar. Hasta entonces, dudas de si es un doble suelo o un nuevo impulso dentro de una tendencia bajista.

Desde luego, si compras al principio de un fuerte impulso dentro de una tendencia bajista, estás comprando en el peor momento posible. De hecho, tu rival, el que se ha puesto corto cuando tu comprabas, te estará muy agradecido.

Vaya por delante que una compra en el peor momento posible pasa hasta en las mejores familias. Mentiría si te dijera que nunca he comprado en el peor momento posible. Me he hinchado a comprar en el peor momento posible. De hecho, podría escribir un libro con mis cien mayores meteduras de pata. (Sería altamente ilustrativo).

Volviendo al tema, entonces… ¿Cómo distinguir a tiempo un doble suelo de un swing bajista?

No podemos.

Pero sí hay dos cosas que podemos hacer:

1.- Olfatear el ambiente primero

2.- No pillarnos los dedos por ponerlos en la tapa del piano

 

Olfateando el ambiente

Invertir en Bolsa, olfatoEn el mercado, hay cosas que huelen mal y cosas que huelen bien. Por ejemplo, si el precio está cayendo y tú quieres comprar porque esperas un rebote:

Huele bien que haya un soporte relevante (visible desde un marco temporal superior) en el último mínimo.

También huele bien en este caso si la tendencia de un marco temporal superior es alcista.

Huele bien cuando el índice del mercado correspondiente también es alcista.

Huele especialmente bien cuando se ha formado una buena divergencia alcista en algún indicador como RSI, MACD, force index, etc.

En cambio, huele mal cuando ves (gracias al Koncorde o al Manipulación) que la mano fuerte está vendiendo como loca o que este es de los pocos valores del sector que todavía no se han desplomado.

Cuando no huele, ni bien ni mal, acuérdate de esta máxima: La tendencia sigue viva mientras no se demuestre lo contrario. (En cuyo caso, uno no debería apostar por rebotes).

 

Sacando los dedos de la tapa del piano

Para no pillarnos los dedos al bajar la tapa del piano, se me ocurre una cosa muy tonta pero… quizás tenga sentido para ti: Agarrarla por arriba.

No nos engañemos. Comprar un rebote es una maniobra arriesgada. Estamos jugando a que la tendencia se ha acabado y eso ocurre sólo en momentos puntuales.

A veces es mejor sacrificar una pequeña parte de la ganancia potencial en favor de un gran incremento en la seguridad de acertar. Esta es una de esas veces.

Sabemos que el mercado es un entorno de probabilidades: Podemos ver un falso rebote, comprobar que hay soporte relevante, que hay divergencia alcista, que la tendencia general es alcista, que la mano fuerte parece estar comprando y… que el precio se hunda como un plomo.

Por eso, en vez de comprar nada más ver toda esta alineación planetaria, podemos hacer una cosa ligeramente menos rentable pero mucho más segura (y eficiente a largo plazo):

Podemos sobrevolar el precio en su caída con una orden condicionada de compra (buy stop):

Invertir en Bolsa, Buy stop

Con esto ganamos dos cosas importantísimas:

  • Compramos sólo cuando rebota
  • Compramos sólo si rebota

 

Parece lo mismo, pero no es lo mismo.

Ya sé que tú piensas (yo también) que el precio va a rebotar justo en la próxima vela. Lo cierto es que seguramente no lo haga (incluso cuando aciertas con el doble suelo, te sueles anticipar un puñado de velas). Con la técnica de sobrevolar el precio, entras una o dos velas tarde, pero empiezas a ganar dinero desde el minuto uno. (Personalmente, odio esperar por operaciones que no espabilan desde el principio).

Por otra parte, si el precio no rebota, y sigue cayendo, tú te ahorras una operación perdedora. No te pillas los dedos, porque no los tenías debajo de la tapa. Los tenías encima.

Como ves, sacrificar la primera vela o dos primeras velas tras un rebote es un peaje barato para los problemas que te vas a ahorrar.

 

Hilando fino

Ahora queda la cuestión clave de a qué distancia poner esa orden de compra.

Este es uno de los apartados más complejos del trading. Hacerlo bien supone entrar en el momento perfecto sin desperdiciar ni un ápice del rebote que no sea imprescindible. Hacerlo mal supone verse arrastrado a los infiernos en un precio que no rebota, perdiendo más de la cuenta por haber comprado en el punto más alto posible de una tendencia bajista.

De todos modos, explicar esto en detalle requeriría de diez artículos, así que me conformo con haberte enseñado la idea global en profundidad. Para mucho más detalle sobre esta técnica, ejemplos reales y casos particulares, consultar Campus de Bolsa, que está en formato vídeo, donde sí es posible explicar a fondo este tipo de cosas.

 

Ronda de preguntas

Empieza la ronda de preguntas. Cualquier cosa que no te haya quedado clara o cualquier comentario que quieras hacer será bienvenido. Participa comentando.

Si este artículo te ha parecido útil para ti, compártelo pinchando en el botón de Twitter, Me gusta, etc. Tus amigos te lo agradecerán.

¡Te toca!

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)